Casa JD Mar Azul, Buenos Aires + info
Ubicación: Bosque de Mar Azul, partido de Villa Gesell, provincia de Buenos Aires, Argentina
Arquitectos: María Victoria Besonías, Luciano Kruk.
Colaborador: arq. Leandro Pomies
Fotos: Gustavo Sosa Pinilla
Memoria: María Victoria Besonías
Superficie del terreno: 600 m²
Superficie construida: 149 m²
Año de construcción: 2009
 
 
Reconocer y aprovechar el particular microclima de este bosque marítimo fue determinante – junto con el bajo presupuesto disponible y la necesidad de mantenimiento nulo de la casa – de las decisiones estético-constructivas que definieron la obra. La necesidad de captar la escasa luz reinante bajo los árboles dio lugar a concebir la casa como un “semicubierto” y resolverla entonces con grandes paños de vidrio que desde adentro cobijaran asegurando muchas horas de luz natural y una total integración con un entorno y desde afuera reflejaran ese paisaje privilegiado haciendo que la casa pierda presencia. La necesidad de acelerar los plazos de ejecución de la obra y evitar su mantenimiento posterior nos decidió a construir con hormigón a la vista. La sombra reinante por otro lado nos permitía utilizar este material ya que la misma suministra suficiente protección térmica desde la primavera hasta entrado el otoño. Su acondicionamiento para el invierno no era demasiado relevante (aunque por supuesto estuvo previsto) dada su condición de casa de veraneo. La aislación hidrófuga se resolvió con un hormigón de gran compacidad y con un estudio de la forma de la envolvente para que la evacuación del agua de lluvia se realizara muy velozmente. Por otro lado el color y la textura del hormigón realizado con encofrado de tablas de madera resultó de una presencia contundente y mimética a la vez, permitiendo que la obra se exprese en armonía con el paisaje. Es síntesis, una envolvente de dos únicos materiales – hormigón y vidrio – resuelve la integración con el paisaje y da respuesta a los temas formales, estructurales, funcionales, de terminaciones y de mantenimiento.
 
 
El lugar
El terreno de 20m x 30m sobre el que debíamos intervenir se encuentra muy forestado con pinos marítimos de gran porte. Presenta la particularidad de que su frente está muy elevado respecto del nivel de la calle, y si bien esta situación complica la resolución del acceso al predio, ofrece la ventaja de que la casa así elevada, queda muy poco expuesta a las miradas desde la calle y además desde su interior se pueden obtener vistas al paisaje por encima de las construcciones vecinas. Además de la diferencia de nivel con la calle en todo su frente, el lote presenta una pendiente en diagonal desde el fondo hacia el mismo de 3.00 m.
 
 
El encargo
El pedido del comitente fue una casa para ser usada durante gran parte del año, de sólo dos dormitorios y dos baños, uno de ellos en suite, con la particularidad de que el área social debía tener dimensiones generosas y brindar la posibilidad de adaptación a variadas situaciones de uso ya se supone que va a ser frecuente recibir amigos como huéspedes ocasionales. La cocina debía estar integrada a la zona social y por último fue especialmente destacada la necesidad de disponer de generosas expansiones al aire libre en todos los ambientes.
 
 
La propuesta
El relieve particular del lote, la privacidad resultante de lo elevado del mismo respecto de la calle, las vistas al bosque libres de construcciones próximas y la particularidad del programa requerido, son los temas que hacen singular a esta casa con una propuesta estético constructiva similar a las otras construidas por el estudio en Mar Azul. Se concibió la vivienda como dos prismas puros, ubicados en un claro entre los árboles, que se interceptan perpendicularmente y a medios niveles. La importante pendiente del terreno fue aprovechada para esconder parte del programa requerido, reduciendo de esta forma la presencia de lo construido. Con esta disposición volumétrica se consiguió dotar a la casa de la variedad de espacios requeridos sin perder independencia de uso entre los mismos. Todos los ambientes de la zona social se vinculan a través de grandes aberturas con terrazas al exterior resueltas con decks de madera y el dormitorio principal elevado cuenta con una terraza de expansión cubierta.