Edificio EEUU 4263 Buenos Aires + info

Expuesta en la XIII Bienal de Arquitectura de Venecia, Agosto 2012

 

Ubicación: Estados Unidos 4263, Capital Federal, Argentina
Proyecto y Dirección: María Victoria Besonías – Luciano Kruk
Colaboradores: Arq. Leandro Pomies, Andrea Wohlgenannt

Memoria: María Victoria Besonías
Superficie del terreno: 277 m²
Superficie construida: 1419 m²
Año de construcción: 2009

 

 

El lugar
Teníamos que construir un edificio de departamentos en un típico lote de 8.66m de ancho en Boedo, una zona que sin perder aún las características de barrio, viene modificando su fisonomía como consecuencia de la densificación urbana producida en estos últimos años en importantes sectores de la ciudad. La particularidad del terreno en el que debíamos intervenir es que su fondo es colindante con un patio urbano, con abundante arbolado, donde funciona una escuela de fútbol y una pequeña plaza. Las vistas a este pulmón verde coinciden con la mejor orientación: el norte.

 

La propuesta
Pensamos que, a la espera de las transformaciones que se producirán en el corto o mediano plazo en el sector, el edificio debía ser una pieza carente de adjetivaciones, suficientemente neutra desde lo formal como para convivir con lo que hoy está y lo puede acompañarlo en un futuro. Con una voluntad concentrada en su expresión constructiva y en su proceso productivo. Por esa razón nos pareció apropiado proponer un edificio cuya fachada no presentara acentos ni articulaciones y que, de ser posible, se resolviera con un único material. Nos propusimos también seguir experimentando con el hormigón a la vista como lo venimos haciendo en las casas de veraneo en Mar Azul o en casas de uso permanente en el gran Buenos Aires. Lo hicimos así porque evaluamos que ese sistema estético constructivo con las adaptaciones necesarias nos resolvía tanto el tema de un material dominante de fácil asimilación a diferentes entornos, como el acortamiento de los tiempos de construcción, el bajo mantenimiento futuro y un costo dentro del standard. La adaptación fundamental fue dejar el hormigón visto exclusivamente para resolver las fachadas, el núcleo vertical y una serie de tabiques internos que cumplen la doble función de ser divisores de ambientes y estructura resistente. Para las dos medianeras parecía lógico seguir pensando en una solución tradicional de columnas de hormigón ocultas en doble muro de mampostería. Quisimos también, como en la Casa de Hormigón, resolver las fachadas como un fuelle entre el espacio público y el privado, con una serie de tabiques verticales que varían su posición de piso en piso y permiten resolver las aberturas en cada ambiente de todo el ancho y la altura disponible. Las vistas hacia el interior de las unidades que dan a la calle están protegidas por dichos elementos y las que dan al pulmón verde permiten percibir a medida que el usuario se desplaza dentro del departamento encuadres siempre cambiantes de ese paisaje. Otro de los propósitos que perseguimos fue que la planta baja estuviera libre de funciones, de manera de ofrecer al espacio público, aire, luz y vistas al jardín posterior, y que por otro lado no hubiera unidades habitacionales perjudicadas por su contacto con la cota pública. Por último nos preocupamos por que cada departamento contara con la mayor flexibilidad de uso posible y lo dotamos de una expansión generosa y a la vez protegida por los tabiques que organizan las fachadas.

 

La organización funcional
Es un edificio de planta baja libre, con 5 pisos tipo de cuatro unidades monoambientes cada uno y un sexto donde se desarrolla una terraza y ambientes de uso común, además de una unidad habitacional de un dormitorio.

Por el palier con vistas a la ciudad e iluminación natural se accede, en la planta tipo, a cuatro unidades espejadas: dos hacia el frente, que se aparean por los baños y una cocina, y dos hacia el contrafrente en idéntica situación. Los tabiques de hormigón visto que definen dichos espacios de servicio tienen, como ya dijimos, una función estructural y también delimitan esos ambientes “fuelle” que otorgan mayor intimidad sonora a los espacios principales de cada unidad habitacional. La creación de los dos pequeños patios en el centro de la planta obedece al propósito de brindarles a todas las unidades ventilación cruzada e iluminación adicional en el sector mas profundo de la planta.